Adhesión al Día Internacional contra la Violencia de Género



*  *  *

 "La violencia, aunque se concentre solo en una parte de la sociedad, nos afecta a todos: deja cicatrices en la siguiente generación y debilita el tejido social."
Antonio Guterres, Secretario General ONU.

Mensaje del Secretario General de ONU, para 2021.
La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo la cuestión de derechos humanos más generalizada y urgente a nivel mundial.
Es tanto un delito abominable como una emergencia de salud pública, y tiene consecuencias de gran alcance para millones de mujeres y niñas de todos los rincones del planeta.
Las cifras más recientes de ONU-Mujeres confirman que durante la pandemia de COVID-19 ha aumentado la violencia contra las mujeres y las niñas.
En un estudio de 13 países, casi la mitad de todas las mujeres señalaron que o bien ellas o bien conocidas suyas habían comenzado a experimentar violencia de género durante la pandemia.
Prácticamente la cuarta parte de las mujeres señalaron que los conflictos domésticos eran más frecuentes, y una proporción similar de mujeres indicaron que se sentían menos seguras en casa.
La violencia, aunque se concentre solo en una parte de la sociedad, nos afecta a todos: deja cicatrices en la siguiente generación y debilita el tejido social.
Se puede trazar una línea directa entre la violencia contra las mujeres, la opresión civil y los conflictos violentos, como dejan patente el uso de la violación y la esclavitud sexual como instrumentos de guerra y la misoginia que recorre el extremismo violento.
Sin embargo, la violencia contra las mujeres no es inevitable; se pueden lograr resultados con las políticas y los programas adecuados.
Deben ser estrategias integrales y a largo plazo que aborden las causas profundas de la violencia, protejan los derechos de las mujeres y las niñas y promuevan movimientos firmes y autónomos en pro de los derechos de las mujeres.
Este es el modelo que las Naciones Unidas han construido mediante la Iniciativa Spotlight, alianza conjunta con la Unión Europea.
El año pasado, en los países asociados aumentó un 22 % el número de agresores enjuiciados, se aprobaron o reforzaron 84 leyes y políticas, y más de 650.000 mujeres y niñas pudieron recibir servicios relacionados con la violencia de género a pesar de las limitaciones relacionadas con la pandemia.

Lograr un cambio es posible.
Es el momento de redoblar nuestros esfuerzos para, juntos, eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas para 2030En este día internacional, redoblemos nuestros esfuerzos por erradicar para siempre la violencia de género. Mensaje 2021 sic

*  *  *
canción conectada desde la imagen
  

*  *  *
*  *  *

Hemos vinculado la violencia económica y el paradigma FEST: ¿por qué?

En primer lugar, este tipo de violencia sigue teniendo poca visibilidad y concentrando gran parte de los conflictos semi-ocultos en las relaciones intrafamiliares. La autonomía de las mujeres plantea nuevas estrategias en el gerenciamiento de los cuidados, culturalmente adjudicados a las mujeres, reformulando la relevancia que ha tenido el rol proveedor de los hombres. También, incide en la fortaleza de la personalidad femenina, para decidir las negociaciones en la pareja, más allá de los derechos, más acá de la protección patrimonial de los hijos. Otro factor son los efectos de la pandemia, en el ámbito laboral y la inclusión en la tecnología.
Aristas que abre el paradigma FEST como elemento integrador de los pilares de la sostenibilidad (Finanzas, Ecosistemas, Sociedad, Tecnología). Transversalizando las cuestiones de género, propone una nueva interpretación de ALAS: autonomía, libertad, autogestión y sustentabilidad, bajo la metáfora de "convocar a mujeres que no pueden controlar el viento, pero sí pueden cambiar la dirección de su vuelo". 

En particular, se fundamenta en el informe de la CEPAL, en el que se menciona que la Covid-19 generó un retroceso de más de una década en los niveles de participación laboral de las mujeres en la región, haciendo imprescindible avanzar en la implementación de políticas que contribuyan a una recuperación sostenible con igualdad de oportunidades. 
"En 2020, se registró una contundente salida de mujeres de la fuerza laboral, quienes, por tener que atender las demandas de cuidados en sus hogares, no retomaron la búsqueda de empleo. Un 56,9% de las mujeres en América Latina y un 54,3% en el Caribe se encuentran ocupadas en sectores en los que se prevé un mayor efecto negativo en términos del empleo y los ingresos por causa de la pandemia. Las mujeres de la región son parte crucial de la primera línea de respuesta a la pandemia, evidenciando la discriminación salarial, 23,7% inferiores a los de los hombres del mismo sector." 
La violencia económica alineado al paradigma FEST plantea poner luz en la doble vía del hogar (puertas adentro) y de las costumbres naturalizadas, muchas veces vulneradas por artilugios que escapan a la protección de los derechos humanos. Propone la experiencia 4 D: Diagnóstico, Debate, Diálogo y Definiciones, para construir alternativas colaborativas que puedan ser más efectivas al momento de la alta incidencia. Hoy se aplica a la mujer, pero queda pendiente la realidad de los adultos mayores y abuelos, o los familiares con discapacidad que también son víctimas expuestas a los mismos riesgos.

*  *  *

Te invitamos a seguir conectados ...


*  *  *


Comentarios

Entradas populares de este blog

Día 1 - Bienvenid*s

Dia 8- Foro Internacional por los Océanos: 3er día

Día 39 - Workshop: Info General y Resultados